Ave Luz

Alegra-te cheia de graça!

ORIGEM DO TRISÁGIO O Santíssimo Triságio é uma oração vinda de Deus, que inspirou o profeta Isaías quando ouvia os cânticos dos Serafins, que exaltavam as glórias de Deus, cantando a Oração do Triság…

ORIGEM DO TRISÁGIO

O Santíssimo Triságio é uma oração vinda de Deus, que inspirou o profeta Isaías quando ouvia os cânticos dos Serafins, que exaltavam as glórias de Deus, cantando a Oração do Triságio. No ano 447, quando Theodósio Juntor era o imperador do oriente, houve um violentíssimo terremoto, que abalou durante 6 meses todo o seu império. Foi o maior de todos os abalos até então acontecidos, não só pela sua duração, como pelos espantosos estragos e enormes prejuízos causados em Constantinopla e em toda a famosa muralha de Chersoneso.  Abriu-se a Terra em muitos pontos e ficaram sepultadas cidades inteiras, árvores enormes foram arrancadas, profundos abismos apareciam no lugar onde existiam montanhas. O mar também foi muito abalado e grandes ilhas foram inundadas. Os habitantes de Constantinopla, diante da calamidade, resolveram abandonar os povoados, o imperador, Theodósio com sua família, o patriarca daquela Igreja, São Proclo e todo o clero também saiu da cidade.

Reunimos num lugar chamado “Campo” todos oravam com grandes clamores e súplicas, pedindo socorro para resolver aquela situação tão difícil. Um dia, entre oito e nove horas da manhã foi tão extraordinário o abalo, que a Terra sofreu que pouco faltou para causar os mesmos danos do dilúvio universal. Diante desses terríveis acontecimentos, ocorreu diante de todos, um grande prodígio. Um menino de poucos anos foi levado pelos ares, na presença de todos os que oravam no Campo, do mesmo modo que “São Paulo” foi levado aos céus. Todos viram o menino subir até perdê-lo de vista. Depois de algum tempo o menino desceu à Terra, milagrosamente, da mesma maneira, como tinha subido. Na presença do imperador, do Patriarca e da multidão espantada, contou o menino que sendo aceito nos coros celestes ouviu os anjos cantarem: Deus Santo, Deus Forte, Deus Imoral, Tende piedade de nós! Em seguida o menino comunicou a todos o que tinha visto e ouvido nos céus, junto aos serafins e outros anjos. E, dizendo ele morreu em seguida. São Procio e o imperador mandaram que todos cantassem o sagrado cântico dos anjos, que o menino ouviu com fervor. Imediatamente acabou o terremoto e a Terra se acalmou. Assim nasceu a Oração do Triságio e o seu uso que o Concílio Geral Calcedonense autorizou a todos os fiéis como uma oração para invocar a Santíssima Trindade nos tempos de calamidade, de desesperos e de dificuldade. Também o Triságio foi aprovado por muitos Prelados da Igreja que ainda o enriqueceram, com o tesouro das indulgências. Os fiéis o aceitaram e foi necessário fazer muitas impressões do Triságio para atender a todos que o consideram como uma poderosa proteção, contra todos os males que Deus manda à Terra como castigo dos nossos pecados.

O Papa Clemente XIV concedeu cem dias de Indulgência Plenária a quem o rezar todos os dias, durante um mês, confessando e comungando num dia que escolher, durante o mês.

 ORAÇÃO DO 

A LA SANTÍSIMA TRINIDAD
OFRECIMIENTO
Rogámoste, Señor, por el estado de la Santa Iglesia y Prelados de ella; por la exaltación de la fe católica, extirpación de las herejías, paz y concordia entre los príncipes cristianos, por la conversión de los agonizantes y caminantes; por las benditas almas del Purgatorio y demás piadosos fines de nuestra Santa Madre la Iglesia. Amén.
V/.Bendita sea la santa e individua Trinidad, ahora y siempre, y por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén. V/. Abrid, Señor, mis labios. R/. Y mi voz pronunciará vuestras alabanzas. V/. Dios mío, en mi favor, benigno entiende. R/. Señor, a mi socorro, presto atiende V/. Gloria sea al Padre Gloria al Eterno Hijo Gloria al Espíritu Santo. En Cuaresma se dice: Alabanza sea dada a ti, Señor, Rey de la eterna gloria.
ACTO DE CONTRICIÓN
Amorosísimo Dios, Trino y Uno, Padre, Hijo y Espíritu Santo, en quien creo, en quien espero, a quien amo con todo mi corazón, cuerpo y alma, potencias y sentidos, por ser Vos mi Padre, mi Señor y mi Dios, infinitamente bueno y digno de ser amado sobre todas las cosas: me pesa, Trinidad Santísima; me pesa, Trinidad misericordiosísima; me pesa, Trinidad amabilísima, de haberos ofendido, sólo por ser quien sois. Propongo y os doy palabra de nunca más ofenderos y de morir antes que pecar. Espero en
vuestra suma bondad y misericordia infinita, que me habéis de perdonar todos mis pecados y me daréis gracia para perseverar en un verdadero amor y cordialísima devoción a vuestra siempre amabilísima Trinidad. Amén.
H I M N O
Ya se aparta el sol ardiente, Y así, ¡oh luz perenne unida! Infunde un amor constante A nuestras almas rendidas.
En la aurora te alabamos, Y también al mediodía, Suspirando por gozar En el Cielo de tu vista.
Al Padre, al Hijo y a Ti, !Oh Espíritu que das vida! Ahora y siempre se den Alabanzas infinitas. Amén.
ORACIÓN AL PADRE
¡OH Padre Eterno!: fuera de vuestra posesión, yo no veo otra cosa que tristeza y tormento, por más que digan los amadores de la vanidad. ¿Qué me importa que diga el sensual que su dicha es el gozar de sus placeres? ¿Qué me importa que también diga el ambicioso que su mayor contento es el gozar de su gloria vana? Yo, por mi parte, no cesaré jamás de repetir, con vuestros Profetas y Apóstoles, que mi suma felicidad, mi tesoro y mi gloria es el unirme a mi Dios y mantenerme inviolablemente junto a Él.
Un Padrenuestro, Avemaría y nueve veces: Santo, Santo, Santo, Señor Dios de los ejércitos, llenos están los cielos y la tierra de vuestra gloria.
Y el coro responde: Gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo.
ORACIÓN AL HIJO
¡Oh Verdad eterna!, fuera de la cual yo no veo otra cosa que engaños y mentiras: ¡Oh, cómo todo me parece desabrido a vista de vuestros suaves atractivos! ¡Oh, cómo me
parecen mentirosos y falaces los discursos de los hombres, en comparación de las palabras de vida con las cuales Vos habláis al corazón de aquellos que os escuchan! ¡Ah! ¿Cuándo será la hora en que Vos me trataréis sin enigma y me hablaréis claramente en el seno de vuestra gloria? ¡Oh, qué trato! ¡Qué belleza! ¡Qué luz!...
Un Padrenuestro, Avemaría y nueve veces:
Santo, Santo, Santo, etc.
ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO
¡Oh Amor! ¡Oh Don del Altísimo, centro de las dulzuras y de la felicidad del mismo Dios! ¡Qué atractivo para un alma el verse en el abismo de vuestra bondad y toda llena de vuestras inefables consolaciones! ¡Ah placeres engañadores! ¡Cómo habéis de poder compararos con la mínima de las dulzuras que Dios, cuando le aparece, sabe derramar en un alma fiel? ¡Oh!, si una sola partícula de ellas es tan gustosa, ¿cuánto más será cuanto Vos la derraméis como un torrente sin medida y sin reserva? ¿Cuánto será esto, ¡Oh mi Dios!, cuándo será? Un Padrenuestro, Avemaría y nueve veces:
Santo, Santo, Santo, etc.
A Ti, Dios Padre Ingénito; a Ti, Hijo Unigénito; a Ti, Espíritu Santo Paráclito, Santa e Individua Trinidad, de todo corazón te confesamos, alabamos y bendecimos. A Ti se dé gloria por los siglos de los siglos, Amén.
ORACIÓN
Señor Dios, Uno y Trino: dadnos continuamente vuestra gracia, vuestra caridad y la comunicación de Vos, para que en tiempo y eternidad os amemos y glorifiquemos.
Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, en una deidad por todos los siglos de los siglos. Amén.
GOZOS PARA EL TRISAGIO
Dios Uno y Trino a quien tanto
Arcángeles,. Querubines, Ángeles y Serafines, dicen: Santo, Santo, Santo. Gózate, amable Deidad,
en tu incomprensible esencia, y de que por tu clemencia perdonas nuestra maldad; por esta benignidad, en místico dulce canto, Ángeles y Serafines, etc.
¡Oh inefable Trinidad, Bien sumo, Eterno, Increado, al hombre comunicado por exceso de bondad! Y porque en la eternidad de tu ser te gozas tanto,
Ángeles y Serafines, etc Gózate, pues tu luz pura, con ser tan esclarecida, no
llega a ser comprendida por alguna criatura; por eso al ver tu hermosura, con sagrado horror y encanto, Ángeles y Serafines, etc Eres Todopoderoso, Sabio, Inmenso, Criador, Justo, Remunerador, Bueno, Misericordioso; en tus Santos prodigioso
has sido y eres; por tanto, Ángeles y Serafines, etc
Gózate de que en tu ser todo es sumo, todo igual; que perfección desigual en Ti no puede caber; llegando esto a conocer el Trisagio sacrosanto, Ángeles y Serafines, etc
Aunque ciega, nuestra fe se aventaja a la razón, pues con la revelación iluminada se ve; enigma es todo lo que ahora vemos; entretanto, Ángeles y Serafines, etc
Fiada nuestra esperanza en tu promesa divina hacia la patria camina con segura confianza; entretanto que esto alcanza, con el más melifluo canto, Ángeles y Serafines, etc. Tu suma amable bondad nuestro corazón inflama, derivándose esta llama de tu inmensa caridad; amad, criaturas, amad a quien por amarlo tanto, Ángeles y Serafines, etc
Sea ya nuestro consuelo El Trisagio que Isaías con suaves melodías oyó cantar en el cielo, donde con ferviente anhelo, por dar al infierno espanto Dios Uno y Trino a quien tanto Arcángeles, Querubines, Ángeles y Serafines, Dicen: Santo, Santo, Santo.
Sacra inefable unidad.
Digna de eterna alabanza,
Dadnos: fe, amor y esperanza
Santísima Trinidad
Eterno e inmenso Señor,
Inmutable, incomprensible,
De lo visible e invisible,
Omnipotente Creador:
Pues con afecto de amor
Publicamos tal verdad,
Dadnos: etc…
Un Dios en persona tres
Confesar debe el cristiano
Y que el Hijo se hizo humano
Por nuestro grande interés:
Una en tres personas es,
Sola la Divinidad.
Dadnos: etc…
El Padre se considera
Engendrarse a si no puede
Y es que de nadie procede
Por ser persona primera:
Pues esta verdad venera
Fina nuestra Cristiandad.
Dadnos: etc…
El Espíritu de Dios
Debe al Hijo y al Padre el ser,
Siendo en sí un mismo querer
Santo Ejército de dos:
¡Oh Espíritu Santo!
Vos procedéis por voluntad.
Dadnos: etc…
Tan santo es el Padre Eterno
como el Hijo y el Amor
Que no hay mayor ni menor
en tu soberano eterno,
aunque hay tres en gobierno
no hay más que una voluntad.
Sacra inefable unidad.
Digna de eterna alabanza,
Dadnos: fe, amor y esperanza
Santísima Trinidad
V/.Bendigamos al Padre y al Hijo con el Espíritu Santo. R/. Alabémosle y ensalcémosle en todos los siglos.
Omnipotente y sempiterno Dios, que concediste a tus siervos el conocer la gloria de tu eterna Trinidad en la confesión de la verdadera fe y el adorar la Unidad en tu augusta Majestad; Te rogamos, Señor, que por la fuerza de esa misma fe nos veamos siempre libres de todas las adversidades. Por Cristo, Señor nuestro. Amén.
DEPRECACIÓN DEVOTA
A LA SANTÍSIMA TRINIDAD V/. Padre Eterno, omnipotente Dios: R/. Toda criatura te ame y glorifique.
V/. Verbo divino, inmenso Dios. R/. Toda criatura te ame…
V/. Espíritu Santo, infinito Dios,
R/. Toda criatura te ame …
V/. Santísima Trinidad y un solo Dios verdadero. R/. Toda criatura te ame…
V/. Rey de los cielos, inmortal e invisible. R/ Toda… V/. Criador, conservador y gobernador de todo lo criado. R/ Toda criatura te ame…
V/. Vida nuestra, en quien, de quien y por quien vivimos.
R/ Toda criatura te ame… V/. Vida divina y una en tres personas.
R/ Toda criatura te ame… V/. Cielo divino de celsitud majestuosa.
R/ Toda criatura te ame… V/. Cielo supremo del Cielo, oculto a los hombres.
R/ Toda criatura te ame… V/. Sol divino e increado. R/
Toda criatura te ame… V/. Círculo perfectísimo de capacidad infinita.
R/ Toda criatura te ame… V/. Manjar divino de los Ángeles.
R/ Toda criatura te ame…
V/. Hermoso iris, arco de clemencia. R/ Toda criatura te ame…
V/. Luz primera y triduana, que al mundo ilustras. R/ Toda criatura te ame…
V/. Luz primera y triduana, que al mundo ilustras. R/ Toda criatura te ame…
V/. De todo mal de alma y cuerpo. R/. Líbranos, Trino Señor. V/. De todos los pecados y ocasión de culpa. R/. Líbranos, Trino Señor. V/. De vuestra ira y enojo. R/. Líbranos, Trino Señor. V/. De repentina y de improvisa muerte. R/. Líbranos, Trino Señor. V/. De las asechanzas y cercanías del demonio.
R/ Líbranos, Trino Señor. V/ Del espíritu de deshonestidad y de sugestión. R/. Líbranos… V/. De la concupiscencia de la carne. R/. Líbranos… V/. De toda ira, odio y mala voluntad. R/. Líbranos… V/. De plagas de peste, hambre, guerra y terremoto. R/. Líbranos… V/. De tempestades en el mar o en la tierra,
R/ Líbranos, Trino Señor.
V/. De los enemigos de la fe católica. R/. Líbranos V/. De nuestros enemigos y sus maquinaciones.
R/ Líbranos, Trino Señor.
V/. De la muerte eterna,
R/ Líbranos, Trino Señor.
V/. Por vuestra unidad en Trinidad y Trinidad en unidad. R/. Líbranos… V/. Por la igualdad esencial de vuestras Personas.
R/ Líbranos, Trino Señor.
V/. Por la alteza del misterio de vuestra Trinidad.
R/ Líbranos, Trino Señor.
V/. Por el inefable nombre de vuestra Trinidad.
R/ Líbranos, Trino Señor. V/. Por lo portentoso de vuestro nombre, Uno y Trino. R/. Líbranos … V/. Por lo mucho que os agradan las almas que son devotas de vuestra Santísima Trinidad.
R/ Líbranos, Trino Señor. V/. Por el gran amor con
que libráis de males a los pueblos donde hay algún devoto de vuestra Trinidad amable. R/Líbranos…
V/ La virtud divina que en los devotos de vuestra Trinidad Santísima amable
R/. Líbranos, Trino Señor.
V/. Nosotros pecadores. R/. Te rogamos, óyenos. V/. Que acertemos a resistir al demonio con las armas de la devoción a vuestra Trinidad. R/. Te rogamos, óyenos V/. Que hermoseéis cada día más con los coloridos de vuestra gracia vuestra imagen, que está en nuestras almas. R/. Te rogamos, óyenos V/. Que todos los fieles se esmeren en ser muy devotos de vuestra Santísima Trinidad. R/. Te rogamos, óyenos V/. Que todos consigamos las muchas felicidades que están vinculadas para los devotos de esa vuestra Trinidad inefable. R/. Te rogamos, óyenos V/. Que al confesar nosotros el misterio de vuestra Trinidad se destruyan los errores de los infieles. R/. Te rogamos, óyenos V/. Que todas las almas del purgatorio gocen mucho refrigerio en virtud del misterio de vuestra Trinidad. R/. Te rogamos,
óyenos
V/. Que os dignéis oírnos por vuestra piedad
R/. Te rogamos, óyenos
Santo Dios, Santo fuerte, Santo inmortal, líbranos, Señor, de todo mal. (Se repite tres veces.)
Por esta oración sola, indulgencia de cinco años cada vez; plenaria, al mes, con las condiciones acostumbradas, si se reza diariamente.

Exibições: 216

Comentar

Você precisa ser um membro de Ave Luz para adicionar comentários!

Entrar em Ave Luz

© 2020   Criado por Regina Maria.   Ativado por

Badges  |  Relatar um incidente  |  Termos de serviço